Friday, September 21, 2012

A la caza

Este artículo contiene spoilers no leer si no se quieren conocer partes esenciales de la trama de la película.

Un policía de Nueva York tiene que infiltrarse en el mundo del s/m gay para atrapar a un asesino en serie que está matando a homosexuales, para ello deberá aprender sus reglas.
El productor Philip D'Antoni fue quien primero se interesó por realizar A la caza (Crusing, 1980), adaptación de la novela "Cruising", escrita por el periodista Gerard Walker en 1970 y para ello le ofreció el proyecto a William Friedkin, a quien le había producido The french connection (1971). El director leyó la novela, pero no le interesó y pasó del proyecto. D'Antoni se lo ofreció entonces a Steven Spielberg, para quien A la caza sería su debut en el cine.
Aquí se produce una curiosa anécdota, mientras buscaba localizaciones para su película, Spielberg se encontró casualmente en un hotel de Nueva York con Brian De Palma que estaba allí con su novia de por aquel entonces, Margot Kidder (la famosa Lois Lane de Superman). De Palma se unió a Spielberg y un productor que le acompañaba en busca de localizaciones a una sauna gay. Así fue como ambos directores se conocieron e iniciaron una amistad que dura hasta el día de hoy.
Y para redondear la curiosidad, De Palma también estuvo interesado en llevar al cine A la caza. Escribió un guión que incluía varias tramas adicionales más allá de la investigación policial principal. Pero al final tuvo que desestimar la idea porque sus productores no consiguieron los derechos de la novela, propiedad de D'Antoni. Varias de las ideas que desarrolló para A la caza terminaron formando parte de Vestida para matar (1980), como la historia de una madre de familia que ronda los museos intentando ligar y la de un hombre que nunca se separa de su cámara. Además Vestida para matar también incluye a un asesino en serie con problemas con su sexualidad.
D'Antoni y Spielberg desarrollaron el proyecto durante un tiempo, pero al final no encontraron a ningún estudio que quisiera hacerse cargo de él. D'Antoni tiró la toalla con la adaptación y le vendió los derechos a Jerry Weintraub, quien le ofreció el proyecto de nuevo a Friedkin. Aunque el director seguía sin tener interés por él, una serie de hechos le hicieron cambiar de opinión. Primero, en los 70 se cometieron una serie de asesinatos no resueltos en bares gay de Nueva York. Por otro lado, el director conoció al policía Randy Jugerson, que había trabajado como policía encubierto (como Pacino en la película) en una serie de asesinatos anteriores en la comunidad gay. Friedkin conocía a Paul Bateson, ayudante de radiología que había tenido un pequeño papel en El exorcista y que fue acusado del asesinato de un crítico gay de cine, cuando el director lo supo, decidió hacerle un visita para desarrollar así el asesino de su guión. Una vez encarcelado de por vida, Bateson insinuó que él era el responsable de algunos de aquellos asesinatos investigados por Jugerson, aunque nunca se pudo demostrar. Todo esto hizo que Friedkin se decidiese a aceptar el proyecto y le diese forma al guión, basándose libremente en el libro de Walker.
El rodaje comenzó en julio de 1979 en diferentes localizaciones de Nueva York con un reparto encabezado por Al Pacino como protagonista y secundado por Paul Sorvino, Karen Allen, Richard Cox, Don Scardino, Joe Spinell y en pequeños papeles, los por aquel entonces desconocidos Ed O'Neill (series Matrimonio con hijos y Modern family), William Russ (serie Yo y el mundo), James Remar (Límite: 48 horas), Mike Starr (Dos tontos muy tontos) y Powers Boothe (La selva esmeralda). Aunque la primera elección para el papel protagonista fue Richard Gere, ya que el director creía que Gere le añadiría un punto andrógino al personaje, algo que (acertadamente) beneficiaría al personaje.
Sabiendo de la adaptación al cine de la polémica novela, miembros de la comunidad gay de Nueva York realizaron protestas contra la película, haciendo manifestaciones en los lugares de rodaje. Usaban espejos que apuntaban desde los tejados para arruinar la iluminación y tocaban silbatos y bocinas para que el equipo no pudiese grabar el sonido en directo. Las manifestaciones siguieron incluso durante el estreno de la película en cines.
Para conseguir el mayor realismo posible en las secuencias de los bares gays, Friedkin decidió rodar la película en auténticos locales gay y hacer que los extras que aparecen fueran hombres asiduos a ese tipo de locales y recibieron la instrucción de comportarse tal y como lo harían normalmente.
El montaje original de la película era de 140 minutos y contenía escenas de sexo gay explícito. Ese montaje obtuvo la calificación "X" por la MPAA. Friendkin tuvo que reeditar hasta 50 veces la película eliminando prácticamente todo el material explícito (algún plano subliminal se mantuvo) hasta que la MPAA aprobó la calificación "R" deseada. Los continuos remontajes tuvieron un coste de 50.000 dólares y se llegaron a cortar hasta 40 minutos la película. Según Friedkin todo el metraje eliminado no afectó a la trama principal y la mayor parte del mismo estaba relacionado con escenas en los clubes con Pacino observando y con la insinuación de que él pudo haber participado en algunas prácticas sexuales. Aunque según el director, se perdieron de esta forma misteriosos giros en la trama y además mostraba mucho más clara la idea de que el personaje de Pacino se pudiera convertir en un asesino. Se considera que todo ese material inédito fue destruido por su productora, la United Artists y que se ha perdido para siempre.
Pese a toda la publicidad gratuita que le produjo la polémica en la que se vio envuelta, la película tuvo sólo un correcto devenir comercial con 19.798.718 de dólares recaudados en EE.UU.
La película fue el comienzo del fin para Friedkin, tras A la caza, sólo realizaría una película destacable, Vivir y morir en Los Angeles (1985). Desde aquí todo sería cuesta abajo y atrás quedarían los tiempos en los que rompía moldes y reinventaba géneros a cada película. Se comienzan a notar en A la caza algunas de las constantes de su cine posterior, como un feísmo en la imagen, el uso de horribles zooms, un pésimo sentido del montaje y vacío donde él cree inyectar trascendencia.
A la caza acumula varios errores que lastran al film. El primero y más importante, es que no funciona como película policiaca, su devenir carece de interés, todo se limita a una sucesión de escenas de Pacino dentro de clubs s/m gays presenciando todo tipo de prácticas sexuales. El personaje del Capitán Edelson es un cliché y algunas de sus intervenciones rozan el ridículo (principalmente a causa de un mal guión), como su primer encuentro con Pacino y las preguntas que le hace al agente o su primera escena en la morgue donde sus diálogos y deducciones no parecen propias de un capitán de la policía. También chirría la escena del interrogatorio en la que un hombre de raza negra entra mediodesnudo en la habitación y golpea a Pacino, el intento por dar un aire surrealista a la escena y descolocar al público termina cayendo en el ridículo. La trama de los dos travestis con los que empieza la película no va a ninguna parte. Y la personalidad del asesino no está bien definida y resulta confusa.
Además la relación de Burns (un correcto Pacino) y su mujer no está del todo bien llevada, en un momento de la película ambos tienen una discusión que provoca su separación, en la que ella alega que él ya no la desea, pero eso nunca nos es mostrado, en la anterior escena juntos, ambos aparecen practicando sexo y aunque él parece un poco ausente no es suficiente para hacer creíble que en la siguiente escena rompan su relación, es demasiado precipitado y debería haber más escenas entre ambas que hicieran llevar la historia hasta ese punto y la desarrollase mejor.
En lo que sí acierta la película es en la recreación de un mundo malsano y sórdido, ahí Friedkin se mueve como pez en el agua y consigue adentrarse en un mundo desconocido y mostrarlo de una forma realista y al mismo tiempo fascinante. Se nota que el director intenta conseguir la máxima verosimilitud en las secuencias que acontecen dentro de los clubs y logra transmitir la sensación de estar realmente en esos locales underground. A lo que también ayuda el marco histórico en el que se sitúa la historia, el del sexo antes del SIDA, cuando Nueva York era la ciudad más peligrosa y oscura (como nos mostraron El justiciero de la ciudad o The Warriors) y el final de la década de los 70, con toda su violencia, suciedad y desencanto por la sociedad.
Además la película posee detalles y momentos a tener en cuenta, que permiten que ésta no quede en el olvido. La irónica escena de Pacino echado de un club por no ir disfrazado de policía como el resto de la gente. El cruce de miradas entre el policía y otro agente interpretado por Joe Spinell en pleno Central Park, donde los gays acuden para el cruising (ambos ya habían coincidido de forma casi subliminal en uno de los clubs). Y la memorable secuencia de la explicación del uso de los pañuelos en el entorno gay.
El (excelente) final de la película puede entenderse de dos formas distintas, por un lado es posible, que Gregory, el novio de Ted, asesinase a éste (desde el principio nos es mostrado como un personaje violento y negativo). Pero por otra parte, es más probable y mucho más interesante, que fuese Burns quien matase a su amigo, primero presenciamos su enfrentamiento con Gregory y después su ataque al serial killer que persigue, lo que nos da a entender que es una bomba a punto de estallar. El viaje de Burns al lado oscuro es un viaje sin retorno, todo lo vivido durante la película lo terminan convirtiendo en un asesino. Y cuando llega al final, las inclinaciones homosexuales que había estado reprimiendo hasta entonces, se traducen en una explosión de violencia, matando a Gregory, por quien siente algo más que amistad. La imagen final de película es la metáfora perfecta de lo sucedido, la mujer de Burns vistiéndose con la ropa que el policía solía llevar en los locales gay (el fruto de su deseo se ha transformado) y acercándose hacia él, oyéndose sólo sus pasos fuera de plano mientras él se mira al espejo (la culpa atormentándole). Una sutilidad inesperada en un film siempre excesivo.


Curiosidades:
El título original de la película, Cruising, es un juego de palabras, por un lado significa patrullar, pero también se utiliza en el argot gay para referirse a la búsqueda de encuentros sexuales entre homosexuales en lugares públicos.
Recientemente el actor James Franco ha estado interesado en realizar una nueva versión de la película, pero ante la imposibilidad de conseguir los derechos decidió hacer algo distinto, recrear los 40 minutos de película perdidos, rodando las escenas tal y como se supone fueron rodadas, sin eliminar un ápice las escenas de sexo gay real, para ello hablaron con varios extras que participaron en la película. Franco ha contado con el director de cine porno gay, Travis Mathews para llevar su visión a buen puerto. La película se rodó en tan sólo 2 días y se verá primero en una galería de arte, antes de ser estrenada en 2013.
La banda punk "The Gems" llego a componer 5 o más canciones para la película, pero al final sólo se incluyó el tema "Lion's Share".
A Karen Allen nunca se lo mostró el guión antes de trabajar en la película. Friedkin decidió hacerlo así para que la actriz permaneciese al igual que su personaje, ajena a lo que le sucediese al personaje de Pacino como policía encubierto.
En las secuencias de los asesinatos del hotel (al comienzo de la película) y el de la sala privada de cine porno, Friedkin inserta planos subliminales de películas porno gay donde se muestran penetraciones reales.
Friedkin quedó tan impresionado con James A. Contner como operador de cámara que le dio la oportunidad de debutar como director de fotografía en esta película. Contner en un primer momento quiso rodar la película en blanco y negro ya que creía que encajaba mejor con el mundo del s/m.
La película fue nominada a los premios Razzie en las categorías de peor película, director y guión. No ganó ninguno.

Labels: ,

13 Comments:

Anonymous Anonymous said...

Siempre es una alegría abrir esta página y encontrar un nuevo post... saludos

September 21, 2012 6:42 PM  
Blogger Rodi said...

Gracias Anonymous.

September 23, 2012 10:12 AM  
Anonymous Plissken said...

La verdad es que sería interesante ver la versión íntergra del film, ya que creo que su ambiguo final encajaría mejor en su conjunto. Por otra parte, lo mejor como ya has comentado es su ambientación y una fotografía muy cuidada ya que como película se hace bastante previsible y carente de tensión (aparte de la supuesta tensión sexual del protagonista).

Por cierto te animo a hacer un post sobre Star 80, una estupenda película bastante maltratada.

¡Sigue así!

September 23, 2012 1:06 PM  
Blogger Rodi said...

Gracias Plissken! Como tú dices sería interesante ver esa versión íntegra, aunque 40 minutos más con escenas explícitas creo que no aportarían mucho a la trama y relentizarían una película ya necesitada de ritmo.

Gracias también por la recomendación, "Star 80" es una de esas pelis que siempre pillo empezadas, me la apunto.

Saludos.

September 24, 2012 4:29 PM  
Anonymous Dr. Zoiberg said...

Gran artículo, como siempre. Una pena que Friedkin perdiera su toque a partir de esta película y se dedicase a hacer bodrios como Jade. ¿Hay alguna posibilidad de que veamos un post sobre una cult movie, también de este director, llamada Sorcerer? Es un remake de El salario del miedo, protagonizado por Roy Scheider y con música de Tangerine Dream. Un auténtico clásico que Tarantino incluye entre su lista de películas favoritas.

¡Un saludo!

September 26, 2012 3:32 PM  
Blogger Rodi said...

Gracias Dr. Zoiberg!

Me están gustando mucho las pelis que me estáis recomendando ;)

Con respecto a "Carga maldita" la vi cuando era un crío y tengo un recuerdo muy vago de ella. La descargué hace poco ya que me picó la curiosidad, pero sigue en cola de mis películas pendientes de visionado. En función de la experiencia veré si le cae la reseña.

Saludos.

September 26, 2012 3:53 PM  
Blogger Agustin said...

Friedkin tiene ahora pendiente de estreno Killing Joe que se esta llevando muy buenas críticas y aquí en España se quedo inedita Bug con Ashley Judd (Actriz totalmente desaparecida del panorama cinematográfico actual cuando hace unos años iba para ser la sustituta de Sandra Bullock).

September 28, 2012 8:35 AM  
Blogger Rodi said...

A "Killing Joe" en imdb le dan una puntuación bastante alta, de las mejores de su carrera. Aunque ahora va a rodar "I am wrath" con Nicolas Cage en plan Charles Bronson y de ahí puede salir algo muy grande o algo muy muy malo. El tiempo lo dirá.

Saludos.

September 28, 2012 3:08 PM  
Anonymous Ramón said...

Desconocía el proceso de gestación de la película. La ví hace unos años y me decepcionó sobremanera, además de que me resultó bastante desagradable (lo cual podría considerarse una virtud). Pacino no acabó de convencerme.
Genial artículo Rodi, as always ;)

Saludos !!

September 30, 2012 7:05 PM  
Blogger Rodi said...

Gracias Ramón!

A mi Pacino no me encaja del todo en el papel, creo que cumple, pero poco más. La elección de Richard Gere creo que hubiera sido un gran acierto.

Saludos.

October 01, 2012 3:47 PM  
Anonymous hip hop said...

Buenas recomendaciones..

October 08, 2012 2:33 AM  
Blogger Elea Di Lorenzo said...

hola!! queria saber si sabes de pelis con gastronomia, tengo algunas de greenaway, el festin de babette y otros clasicos, Se te ocurren otras? gracias y saludos!

October 23, 2012 1:54 PM  
Anonymous Gorras Planas said...

Muy Interesante..

December 01, 2014 10:10 AM  

Post a Comment

<< Home